Diciembre 2015. Actualmente el servicio no está activo

Por motivos personales no podré dar servicios en los próximos meses. Lamento las molestias.

Mi opinión sobre el paseo de perros múltiple

Este tipo de paseo se da con bastante frecuencia. Son aquellos que vemos al paseador de perros con no sé cuantos canes, hay veces que incluso cuesta contarlos y vemos a esa persona caminar con paso firme, adelantada, escuchando música o incluso hablando por el móvil. Hay ocasiones en que nos los cruzamos en calles estrechas y… ¿cuántos son? ¿Quizá 11 contando con el paseador? Creo que es demasiado y más cuando en determinadas ciudades las avenidas son estrechas y puede resultar más peligroso de lo habitual por el espacio.

Ser un buen paseador no es sinónimo de caminar con un número alto de perros a la vez, impresiona ver a estas personas, uno se queda pasmado y preguntándose ¿cómo lo hará? Tanto para los que son dueños de perros como los que no, partiendo de que la gran mayoría no dominan la caminata y su perro dirige, decide a dónde ir y con quién y el dueño tensa la correa, tira, dice ‘¡¡pitu ven aquí, no tires tanto, esperaaaa!!’ y ¿dónde está ‘pitu’? detrás de alguna paloma, un perro o lo que se le cruce.

A la hora de la verdad, ¿qué es lo que se espera de un paseador? ¿cuál es su fin? Pasear a tu perro, ¿no? Pero… esto ¿qué es? Hacer que el perro camine y camine y camine y siga a 8 perros y pararse a hacer ‘sus cosas’ o ¿será mejor incluir a esto dejarle sus momentos de olfatear, echar una carrerilla, y tener algo de atención?

Creo que un número bastante correcto de perros para realizar un paseo múltiple podría ser 4. El tamaño no es lo que importa, sino la atención que este animal necesita para esos momentos de ‘relax’ fuera del hogar.

Puedes tener máximo control sobre un gran número de perros pero… ¿puedes dedicar toda la atención a todos y a cada uno? No digo que no sea bueno, yo no dejo de asombrarme cuando veo a estos paseadores, pero… ¿quizá sea mejor una atención más personalizada? Parto de mi principio de que todos los perros son adaptables y educables pero también de que no tienen las mismas necesidades y más cuando se trata de perros ajenos. La seguridad es un factor importante.

El hacer de esos momentos de paseo uno de los más gratos del perro que te acompaña, es muy positivo para ambos. Ir caminando de manera sistemática, como si fueras solo pero con correas en la mano y en ‘tu mundo’… no es lo mejor o al menos lo que uno como cliente pagador preferiría.

Archivado en: Paseos